Esta pieza del Center for Public Integrity fue publicada en alianza con Grist y Univision.

¿Hay plomo acechando en los suelos que te rodean?

La peligrosa contaminación con plomo sigue plagando el suelo de centros urbanos, particularmente en vecindarios antiguos y de alto tráfico, donde durante el siglo XX se acumularon partículas y polvo transportado por el aire proveniente de gasolina y pintura con plomo. Áreas industriales, donde emisiones históricas y recientes de plomo se han asentado en el suelo, también son de alto riesgo.

Décadas de investigación han demostrado el daño persistente para los niños expuestos al plomo, que desencadena toda una serie de problemas para el desarrollo del cerebro, lo que afecta la capacidad de aprender, prestar atención y controlar los impulsos y otros comportamientos críticos para navegar la vida. Evidencia creciente muestra que también aumenta el riesgo de enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular y enfermedad renal crónica.

Grist thanks its sponsors. Become one.

Pero hay pasos que puedes tomar para que tu comunidad esté más segura ante el plomo.

Averigüa si tienes un problema 

Expertos locales pueden saber dónde se ubican los puntos peligrosos de suelos contaminados con plomo en tu región. Si no puedes conseguir esa información, prueba con el portal Map My Environment. Se trata de una base de datos que muestra áreas importantes de contaminación del agua, el suelo o el polvo debido al plomo en Estados Unidos y otras partes del globo. La iniciativa fue inicialmente lanzada en el Centro de Salud Urbana de Indiana University–Purdue University Indianapolis, y ahora universidades de todo el mundo participan.

Puedes explorar los niveles de plomo en el mapa interactivo y enviar muestras para que sean analizadas gratuitamente. También encontrarás recomendaciones de estrategias para enfrentar la situación. 

Este mapa muestra qué tan elevados son los niveles de plomo en la sangre en niños por tramo del Censo (census tract) en 34 estados. Los estados no examinan adecuadamente la sangre de los niños para detectar la exposición al plomo, de acuerdo con estudios, pero los datos existentes pueden indicar áreas potencialmente problemáticas debido a una exposición a través del suelo, pintura o el agua.

Grist thanks its sponsors. Become one.

Presiona para que el gobierno federal actúe

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. ha dicho que planea evaluar sus viejos estándares de riesgo de plomo en el suelo, que no protegen a las personas de daños porque los umbrales son demasiado altos. Esa decisión es parte de una nueva estrategia anunciada en octubre para reducir la exposición al plomo en todo el país, así como diminuir el riesgo más elevado que corren personas de color y residentes de bajos ingresos.

Sin embargo, la agencia no ha anunciado un cronograma para sus planes de revisitar los estándares. Los actuales fueron establecidos hace más de 20 años. 

Infographic of lead risk in chilcren
Center for Public Integrity

El jefe de la EPA, Michael S. Regan, se comprometió a que la agencia se responsabilizará por su progreso reportando los avances en el sitio web de la EPA. Mientras tanto, puedes ponerte en contacto con la agencia y aprovechar las oportunidades que se abran para enviar un comentario público. (Está atento a Regulations.gov.)

Además, Estados Unidos carece de un enfoque sistemático para mapear la contaminación del suelo urbano, lo que a menudo se deja en manos de investigadores académicos. Sin embargo, estos dicen que es difícil obtener fondos para realizar pruebas exhaustivas para identificar y monitorear puntos peligrosos. La presión pública sobre las agencias para que respalden más análisis de suelos urbanos podría producir datos que no solo prevengan la exposición infantil al plomo antes de que ocurra, sino que también conduzcan a normas ambientales más estrictas.

Suma esfuerzos con otros

Estudios muestran que abordar la contaminación generalizada y persistente del suelo debido al plomo requiere enfoques colaborativos que empoderen a los afectados. Esto implica reclutar líderes de vecindarios con riesgos de exposición al plomo, crear conciencia sobre los peligros para la salud, compartir formas en las que los miembros de la comunidad pueden proteger a sus familias y encontrar soluciones que funcionen para sus circunstancias.

En Santa Ana, California, la gente hizo precisamente eso. Defensores de la justicia ambiental, padres preocupados y científicos formaron una coalición, ¡Plo-NO! ¡Santa Ana! ¡Santa Ana sin plomo!, que realizó pruebas de plomo en los suelos de toda la ciudad y presionó a funcionarios locales para que actuaran. El año pasado, el Ayuntamiento de Santa Ana actualizó el plan general de la ciudad para comprometerse a abordar de manera integral los peligros de contaminación por plomo.

Al otro lado del país, investigadores de la Universidad de Illinois se asociaron con residentes de Chicago para producir lo que aseguran es el primer mapa de la contaminación con plomo en el suelo de toda la ciudad. Encontraron un problema generalizado. Con los comentarios de esos mismos residentes, los científicos diseñaron estudios de seguimiento y estrategias para tratar el suelo y proteger a las personas.

Lucha contra el plomo en el suelo con más tierra

El experto en suelos contaminados con plomo Howard Mielke, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tulane, descubrió que si se cambia la superficie del suelo en comunidades con altos niveles de plomo, se protege la salud de las personas.

En Nueva Orleans, el departamento de salud de la ciudad trabajó con Mielke para remediar los suelos de centros de cuidado infantil, parques y áreas de juego al cubrir el área contaminada con tierra limpia. Los suelos de los parques infantiles de la ciudad mejoraron notablemente, dijo Mielke. La mayoría de las ciudades pueden acceder a terrenos libres de plomo en las afueras de los centros urbanos, según ha descubierto su investigación.

Entretanto, en la ciudad de Nueva York, la experta en suelos Sara Perl Egendorf observó que los residentes no estaban seguros de cuál era la mejor manera de protegerse contra la contaminación por plomo en los jardines urbanos. Ante esto, Egendorf ayudó a crear una red llamada Legacy Lead para abordar la contaminación del suelo en toda la ciudad. Un resultado: el Banco de Suelos Limpios de la Ciudad de Nueva York. Ofrece a los residentes tierra limpia y gratuita para cubrir áreas potencialmente riesgosas.

Mantente atento a nuevas soluciones

Sabemos más de lo que sabíamos hace una generación sobre cómo abordar la contaminación por plomo. Y las investigaciones continúan. 

Científicos de la Universidad de Illinois, por ejemplo, planean estudiar más la ralentización de la propagación de partículas de plomo y la protección de la gente que inhala o ingesta el suelo o el polvo contaminado.

Andrew Margenot, un experto en suelos de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign, señala que no hay una solución mágica cuando se trata de remediar el suelo contaminado con plomo. Visualiza soluciones que involucren a la propia naturaleza. Agregar árboles como rompevientos podría atrapar partículas de plomo arrastradas por el aire. Plantar árboles frutales puede ser una buena idea porque estos transfieren solo una mínima cantidad de plomo a sus frutos. Cubrir los suelos aledaños con mantillo (mulch) agrega una capa de protección.

Busca aliados en materia de salud

La organización sin fines de lucro Green & Healthy Homes Initiative en Baltimore está manejando un programa en Pennsylvania con el hospital Lancaster General, que paga para ofrecer intervenciones para controlar el riesgo del plomo en 2,800 hogares. Entienden el valor de atender una amenaza para la salud; y hospitales en tu zona podrían también. 

“Cada comunidad puede hacer esto”, dijo Ruth Ann Norton, presidenta y directora ejecutiva de Green & Healthy Homes Initiative. “Es simplemente tomar la decisión de hacer algo que saben que es fundamental para su futuro”.

Involucra a los jóvenes en la lucha 

Los niños son los más afectados por el plomo, pero probablemente no saben mucho al respecto, especialmente la conexión con los suelos. Puedes trabajar con escuelas locales para diseminar esta información.

Algunos científicos están llevando los resultados de sus estudios sobre suelos contaminados con plomo a los salones de clase, en alianza con activistas que abogan por la justicia ambiental, como describieron académicos de tres universidades en un estudio de 2021. Entre sus actividades incluyen la enseñanza de los peligros de los suelos contaminados con plomo, la participación de estudiantes en programas que toman muestras de los suelos para detectar la presencia de plomo y esfuerzos para conectar lo que aprenden los alumnos en la escuela, como química, con ejemplos de cómo se desarrollan los procesos científicos en sus vidas. 

Lánzate a un cargo público

Es mucho lo que puedes hacer movilizándote en tu comunidad; pero hay acciones que solo los funcionarios públicos pueden tomar. 

Jessie López se enteró del problema de la contaminación por plomo en Santa Ana a través de su trabajo con la organización Orange County Environmental Justice, que forma parte de la coalición ¡Plo-NO! Luego, se lanzó para un cargo público elegido a través de los votos. 

Ahora, como integrante del Concejo de la ciudad y alcalde pro tem, puede ayudar a trazar el camino de Santa Ana para atender la situación con el plomo. Entre sus acciones: en 2021 presentó una resolución de vanguardia adoptada por el Concejo Municipal que declaró una emergencia climática y, al mismo tiempo, se comprometió a limitar o prevenir la exposición al plomo y otras toxinas ambientales en Santa Ana.

Univision tradujo la versión en español de este artículo.


Esta pieza se produjo en alianza con el McGraw Center for Business Journalism de la Craig Newmark Graduate School of Journalism at the City University of New York. Esta nota también fue posible con ayuda del Fund for Environmental Journalism of the Society of Environmental Journalists, y las becas Kozik Challenge Grants financiadas por la National Press Foundation y el National Press Club Journalism Institute.

Reader support helps sustain our work. Donate today to keep our climate news free.